Jueves, 29 Diciembre 2011 22:00

CONSEJOS EDUCACION CANINA

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Sin ánimo de ocupar el lugar de los etólogos y profesionales de la educación canina, aquí os pasamos algunas recomendaciones básicas que hemos recopilado de literatura especializada:

¡Aprovecha para acariciar a tu perro cuando estéis relajados!. Por ejemplo, si estás viendo la tele y tu perro está junto a ti. Está demostrado que darle muestras de cariño a nuestra mascota aumenta tanto en el humano como en el perro los niveles de una hormona llamada oxitocina, que baja la presión arterial y reduce los niveles de estrés, por lo que demostrarle afecto a nuestra mascota no solo es gratificante sino que es bueno para la salud!

Cuando nuestro perro tiene una actitud incorrecta, a veces lo mejor es ignorarlo. Matizando, está claro que si, por ejemplo, vamos de paseo y nuestro perro pega un tirón de la correa, debemos corregirle, pero hay veces en que nuestro amigo peludo intenta llamar la atención portándose regular…, como levantando las patas delanteras y poniéndolas en el pecho, cogiendo una zapatilla..., en estos casos, debemos tener en cuenta dos cosas: la primera, que el perro percibe muy bien nuestro lenguaje corporal, y la segunda, que para él cualquier tipo de atención, aunque sea negativa, supone una recompensa. Por tanto, en esos casos da buen resultado cruzarse de brazos y darle la espalda sin decirle nada, ¡por más que nos cueste!

Mantengamos un horario fijo para nuestro perro. Los perros son animales de costumbres, les gusta seguir una rutina diaria. Así, querrán salir a la calle, comer, etc., más o menos a la misma hora siempre. Lo ideal es que nosotros impongamos el horario al perro, y no al revés; con esto lograremos que el perro se acostumbre a hacer sus necesidades a una hora determinada, y, como "sabrá" que saldrá a la calle, será más difícil que evacúe dentro de casa.

Enseñar a jugar a nuestro perro. Aunque parezca raro, es necesarioimg-20121228-wa0002 que nuestro perro aprenda a jugar con los humanos, ya que no tenemos ni la misma fortaleza física ni la misma manera de pensar. Por ello, es recomendable tener en cuenta varios aspectos de seguridad: enseñarle a dejar los objetos (si jugamos al cobro); evitar tirones bruscos o muy fuertes si jugamos a algun juego de fuerza ( Ej:tira y afloja); tener los juguetes a una altura que el perro llegue sin dificultad, que no tenga que saltar para quitárnoslo; usar juguetes de un tamaño acorde con el tamaño de nuestro perro y que estén en buen estado; realizar sesiones cortas y frecuentes de juego; no forzar el juego, el perro debe disfrutarlo ( también se puede usar a modo de premio).

El perro y el bebé. Si vamos a tener un bebé y ya hay un perro en casa, es conveniente seguir unas pautas para que conseguir que la nueva situación se inicie con éxito:

  Antes de tener el bebé: es importante conseguir un buen control del perro en el paseo y que cumpla la orden "Quieto".

  Mientras el bebé está en el hospital: Usar una toalla, manta o prenda de ropa que tenga el olor del niño para que lo huela el perro, y mientras lo acariciamos y damos premios. Así asociará el olor a algo agradable.

 Cuando llega el bebé a casa: si el perro muestra su curiosidad natural y quiere oler al bebé, debemos permitir que lo haga, siempre con cuidado. Si el perro lo hace bien, deberemos premiarle, acariciarle, y nunca castigarle ni reñirle por acercarse al niño, porque entonces conseguiremos que lo asocie a algo negativo y aparezcan los celos y problemas.

 En la convivencia:

Si tenemos visitas para ver al bebé, es conveniente avisarles de que también acaricien algo al perro, o le tiren la pelota.

Deberemos potenciar los juegos, premios y caricias al perro mientras el bebé está presente, y reducirlos si el bebé no está. Así ayudaremos a evitar que aparezcan los celos.

Si el perro lame al bebé, no deberemos preocuparnos, siempre que el perro esté en las condiciones higiénicas y saludables adecuadas.

El niño, en sus primeros años, querrá tocar al perro y lo tratará al principio como un juguete más, sin ser consciente de que es un animal que puede sentir dolor. Deberemos enseñarle donde es mejor tocarle y con qué fuerza.

Visto 12476 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Febrero 2014 17:47

¡COMPARTIR ESTA INFORMACIÓN!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

¡SÍGUENOS!

facebook     youtube

 

Hoteles Playa Senator

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas por el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio.