Imprimir esta página

SENDERO RÍO MIEL (Algeciras)

Valora este artículo
(0 votos)

Lugar: Algeciras

Longitud: 2.4 kms

Dificultad: baja

Tiempo estimado: 50 minutos

Tipo de sendero: lineal

Sombra: abundante

CÓMO LLEGAR: Desde El Cobre, barriada de Algeciras, a unos trescientos metros del antiguo acueducto conocido como los Arcos del Cobre, parte un carril a la izquierda, próximo al colegio Santa Maria del Cobre, punto de inicio del sendero.

El camino es una conjunción de elementos naturales y culturales que lo convierten en un escenario de leyenda. Lasriomiel1 ruinas de acequias y molinos, el esforzado empedrado de su suelo, el puente de hechura medieval o la fuente se resisten a ser ocultados por la exuberante vegetación de esta selva tropical, último reducto de los bosques que hace millones de años poblaban el continente.

Desde la Barriada del Cobre y, por una pista forestal cerrada con una cancela que sólo permite el paso peatonal, después de cortijadas y huertos, el sendero, soleado, se adentra en un paisaje que, poco a poco, nos aleja de la intensa actividad industrial de Algeciras y su bahía.

Brezos, aulagas y otras especies dan forma a un matorral típicamente mediterráneo. Los alcornoques, algunos de ellos centenarios, no podían faltar a nuestra cita; con sus troncos desnudos nos recuerdan una actividad muy tradicional en la zona: la pela pata la obtención del corcho.

En la otra orilla se encuentra el Cerro de las Esclarecidas Bajas. Sobre él podremos ver aves rapaces surcando un cielo en ocasiones peligroso para ellas, debido a los cables de alta tensión que lo atraviesan.

Va a ser en el molino de la Escalona, uno de los pocos que quedan en funcionamiento en el parque, cuando riomiel2alcancemos, por fin, la ribera del río y su sombra continua. Tras él, como si de un viaje en el tiempo se tratara, nos topamos inesperadamente con un puente de piedra de estilo medieval, estrecho y de acusada pendiente. Nos servirá como primera aproximación al río, donde nos espera una aliseda en muy buen estado de conservación.

Este puente era paso obligado de caminantes y caballerías que desde la bahía de Algeciras se dirigían a la de Cádiz, o a Medina Sidonia. Numerosas leyendas de bandoleros y contrabandistas se tejieron sobre este camino, que aprovecharían la espesura de estos bosques para perpetrar sus fechorías y esconder sus tesoros y botines.

Dejando atrás el puente, continuamos junto al agua por un bosque de ribera sombrío. Al poco nos encontraremos con la Fuente de las Niñas, con agua durante todo el año. Aunque está sin clorar, es un punto ideal para refrescarnos. En sus proximidades podremos ver ejemplares de rododendros y acebos.

Un último molino en ruinas, el del Águila, da fe de la importancia que tuvo esta agua para el desarrollo de esta industria. Construido en el siglo XVIII, la actividad se complementaba con el cultivo del huerto, como podemos ver en el llano sembrado de naranjos y limoneros.

Sigue el sonido del agua acompañándonos hasta el final del sendero, donde unap equeña cascada nos despide y retiene.

Fuente: REDIAM

 Para más información, puedes clicar aquí.

Consulta consejos sobre senderismo con perros clicando aquí.

articulos senderismo

¡COMPARTIR ESTA INFORMACIÓN!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados (por etiqueta)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas por el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio.