Imprimir esta página

ITINERARIO POR LA CABECERA DEL VINALOPÓ (Banyeres de Mariola)

Valora este artículo
(0 votos)

Lugar: Banyeres de Mariola

Longitud: 6 kms

Dificultad: baja

Tiempo estimado: 1 hora 45 minutos

Tipo de sendero: lineal

CÓMO LLEGAR: la ruta comienza en el Mas d’Ull de Canals (Centro de Interpretación y Oficina de Gestión del Parque Natural de la Sierra de Mariola), en el punto kilométrico 17.5 de la carretera CV-795 (Alcoi – Banyeres de Mariola).

Este itinerario transcurre por el tramo alto del río Vinalopó. En esta región donde el agua ha sido el rasgo diferenciador, podemos encontrar un paisaje muy particular caracterizado por la existencia de ecosistemas de ribera y cultivos con necesidades de agua mayores (avellanos, pequeñas huertas) que los estrictamente de secano (olivos, almendros), adema´s de otros elementos relacionados con el aprovechamiento del agua, como los sistemas de riego de numerosas balsas, canales, presas y molinos asociados a antiguas fábricas.

Tras comenzar este sendero, en el mismo Mas d'Ull de Canals, en la partida del Camp de la Barraca, seguiremos la pista forestal que aparece a nuestra izquierda y que nos conducirá prácticamente al final del itinerario. A escasos 500 metros del inicio cruzaremos el Barranc d'Ull de Canals, donde limitan los términos municipales de Banyeres de Mariola y Bocairent.

Continuando por la pista encontraremos a la izquierda una serie de bancales de olivos y almendros, y numerosas casitas repartidas por la zona conocida como l’Ansarí. A la derecha, la vegetación está dominada por pinos y matorral; a nuestras espaldas vamos dejando el Mas d’Ull de Canalsvinalopo1y elevándose al fondo, la Penya la Blasca. Ante nosotros, cada vez resultan más visibles los restos del castillo del Vinalopó, construido en la cima de una solitaria colina, y mientras caminamos podemos contemplar los efectos del devastador incendio acaecido en el año 94 sobre las cumbres de los alrededores. Siguiendo los bancales, ahora de avellanos, la presencia no demasiado lejana de chopos ocupando una franja lateral, nos indica la localización del lecho del río que, a tramos, parece literalmente excavado en el fondo del valle, hacia el que nos acercaremos cada vez más.

Recorridos unos 2.5 kilómetros desde el inicio, llegaremos a las proximidades de La Borrera o Molí de la Campana, con la chimenea que ya de lejos podíamos atisbar. En sus inicios, en el año 1712, la edificación fue concebida como molino de harina; más tarde, en 1810, se reconvirtió a molino papelero, y finalmente, entre los años 1855 y 1968, se transformó al sector textil. Constituía un verdadero complejo fabril, con hasta tres molinos papeleros. La pista continúa paralela al río, decorado con el bosque de ribera constituido por chopos sobretodo, pero también por álamos, sauces, zarzas, juncos y otras especies custodiadas por el vuelo de ruiseñores, carboneros, petirrojos y otras pequeñas aves que alegran, con sus llamativos colores y cantos, nuestro caminar.

Continuamos unos 300 metros aguas arriba hasta llegar al conjunto de fábricas de Blanes, también conocidas como el Molí de Baix y el Molí de Dalt.

Para continuar el itinerario cruzaremos el río y seguiremos una senda que discurre por el interior del bosque de ribera, hábitat de una importante fauna de la que no será difícil encontrar algún ejemplar de las especies más comunes, como puedes er la rana verde. Por esta orilla del río atraviesa la antigua acequia que conducía las aguas hacia los numerosos molinos y balsas que prosperaron a orillas del río. No tardaremos en cruzar de nuevo el río para llegar a la Font de la Coveta. Se trata de una cavidad vinalop2de unos 2 metros de altura situada en un recoveco a la derecha del camino. Muy cerca, un medidor de caudal, que antaño se usaba para comprobar el nivel de las aguas y regularlas en función de las existencias y necesidades.

Existe una cierta controversia en cuanto a la ubicación exacta del río Vinalopó. Tradicionalmente se ha venido considerando la Font de la Coveta como tal, si bien es cierto que el agua provendría de Els Brulls, o incluso de una zona más arriba, en las proximidades del Mas de Bodí. Lo que sí es cierto es que en este manantial el agua brota a la superficie de forma permanente, creando un río de vida. Las aguas continúan su camino por Sax, Elda, las proximidades de la sierra de Crevillente, atraviesan la ciudad de Elche y desaparecen antes de llegar al mar. Son un total de 92 kms de escaso caudal, ya que el río se ha empleado desde antiguo para mover los engranajes de las fábricas textiles y papeleras que tanto abundan a lo largo de su curso, y también en los cultivos de regadío que existen en sus riberas.

Para regresar, nos dirigiremos directamente por la pista forestal hacia las fábricas. Rechazando cualquier bifurcación que encontremos tanto a izquierda como a derecha, llegaremos de nuevo a las inmediaciones del Mas d’Ull de Canals.

Fuente: www.parquesnaturales.gva.es

Para consultar consejos sobre senderismo con perros, pincha aquí.

articulos senderismo

¡COMPARTIR ESTA INFORMACIÓN!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Artículos relacionados (por etiqueta)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas por el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio.